Archivo de la categoría: MANGO

HOJALDRE DE MANGO CON SALSA HOLANDESA

INGREDIENTES:
2 láminas de hojaldre
16 langostinos
1 mango
1 puerro
200 g de mantequilla
3 yemas
1 huevo batido
1 cucharadita de zumo de limón
aceite de oliva virgen extra
sal
cebollino
perejil

PREPARACIÓN:
Pica el puerro en juliana fina y póchalo en una sartén con un chorrito de aceite. Pela el mango, pícalo en tiras y añade. Saltea el conjunto. Pela los langostinos, córtalos en cuatro y agrégalos. Sazona y saltea brevemente. Corta cada hojaldre en 4 rectángulos. Pon una pequeña porción del salteado sobre 4 trozos, unta los bordes con un poco de agua y tápalos con los otros 4 rectángulos. Presiona los bordes. Bate un huevo y con ayuda de un pincel pinta la superficie de los hojaldres. Hornéalos a 180º C durante 18-20 minutos. Funde la mantequilla y retira la espuma de la parte superior. Pon el zumo y las yemas en un bol. Sazona. Móntalas con ayuda de una varilla eléctrica. Vierte, poco a poco la mantequilla y sigue montando. Espolvoréala con el cebollino picado. Mezcla. Sirve los hojaldres y acompáñalos con la salsa holandesa. Decora con unas ramitas de perejil.

EL MANGO, PARA MUCHOS EL REY DE LAS FRUTAS

el Mango se constituye como el Rey de las frutas,por la cantidad de propiedades que posee Y su impresionante sabor.

Es anticancerìgeno y antioxidante, dados sus altos contenidos de àcidos y vitamina A y C, que lo hacen capaz de neutralizar los radicales libres y dotar al organismo de un poder defensivo en contra de la degradaciòn celular. Contiene hierro lo que lo hace interesante para prevenir enfermedades como la anemia y afines.
Es exuberante, jugoso y audazmente aromático, así como un gran regalo para el organismo, al que aporta abundantes vitaminas y compuestos antioxidantes. En la mesa su exotismo alegra los sentidos.
Como la mayoría de las frutas, el mango es muy rico en agua y muy bajo en proteínas y grasas. Su aporte calórico (tan solo 65 calorías por 100 gramos) proviene casi exclusivamente de sus hidratos de carbono, en su mayoría azúcares naturales de fácil digestión y fibra dietética. Su mayor tesoro nutritivo son las vitaminas –en particular las tres vitaminas antioxidantes, A, C y E–, algunos minerales, enzimas digestivas y variadas sustancias de efecto antioxidante y protector.

El valor nutritivo del mango lo hace óptimo para recuperarse tras un esfuerzo físico, para preparar la piel para el sol del verano, para deportistas, niños, embarazadas, madres lactantes y ancianos.

Algunas personas pueden sentir pequeñas molestias digestivas tras comerse un mango. Si es así, es posible que tengan problemas para digerir su alto aporte de fibra, que le confiere un efecto ligeramente laxante. Pueden intentar comer cantidades más pequeñas, tomarlo entre horas sin mezclar con otros alimentos o en ayunas.
Se le considera una fruta de gran poder expectorante, antiinflamatorio, antibacteriano, antiviral y laxante, por su contenido en fibra. También se reconoce su efecto anticancerígeno, por sus diversos compuestos antioxidantes; cardiotónico y protector cardiovascular, al ayudar a bajar la tensión y regular el colesterol; antianémico, por su aporte de hierro combinado con vitamina C; y hepatoprotector.
Estas y otras son las bondades de una fruta predilecta de dioses y profanos.